Mel Zelaya regresa a Honduras tras 16 meses de exilio

TEGUCIGALPA – El retorno de Manuel Zelaya es el principal tema de conversación en toda Honduras, donde muchos de sus seguidores ya han comenzado a celebrar el regreso del ex presidente tras casi 16 meses de exilio forzado en República Dominicana y dos años después de ser derrocado por lo que muchos creian imposible en ese entonces, por un golpe de Estado.

Pitos de vehículos se escuchan en el centro de Tegucigalpa casi de manera ininterrumpida, y grupos de personas acamparon en plazas y avenidas con la intención de realizar una vigilia durante la noche. Mientras tanto, cientos de sus seguidores viajan en autobuses que partieron este viernes desde distintos puntos del interior del país con destino a la ciudad capital.

La Secretaría de Seguridad, por su parte, ordenó este viernes el cierre de varios accesos al Aeropuerto de Toncontín ante la llegada este sábado del ex derrocado mandatario en un avión procedente de la República de Nicaragua a las 11: AM, hora local.

Se espera que miles de personas y vehículos se desplacen hasta el aeródromo desde primera hora para recibir al ex mandatario. Los convocantes aseguraron que esta movilización, que se espera masiva, se desarrollará de manera absolutamente pacífica y en un ambiente festivo.

La Policía Nacional indicó que sus previsiones apuntan a que las calles aledañas al aeródromo estarán bloqueadas hasta última hora del sábado. Ya esta tarde, el cierre de vías generó importantes atascos en el anillo periférico.

Tras aterrizar en la capital, Zelaya se trasladará a la plaza conocida como Isis Obed Murillo (en homenaje a un joven asesinado allí durante una protesta contra el golpe de Estado en junio de 2009) donde pronunciará un discurso en el que se espera aclare cuál será su futuro político. A continuación realizará una ofrenda floral, y recorrerá varias calles en automóvil para saludar al público reunido.

En sus primeras palabras, Zelaya podría aclarar si retorna al Partido Liberal al que perteneció -hoy en la oposición del gobernante Partido Nacional del presidente Lobo-, abandera el Frente Nacional de Resistencia Popular en el que se aglutinan sus seguidores desde el derrocamiento, o bien apuesta por fundar algún tipo de alianza entre ambos. Durante su exilio, Zelaya evitó pronunciarse y se definió siempre como un “liberal prosocialista”.

Varios líderes del Partido Liberal consideran que la mejor opción para Zelaya es reincorporarse a su antigua agrupación política, y algunos de sus dirigentes dejaron ya claro que no le seguirán al FNRP si ése es el futuro elegido por el ex presidente.

La Resistencia, por su parte, aún no ha decidido si se transformará en partido político de cara a las elecciones generales de 2013, o bien se mantiene como plataforma que representa a diferentes sectores y que continuaría trabajando por la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente.

Esta agrupación también presenta importantes discrepancias entre sus seguidores sobre la ruta a seguir a partir de ahora. Una muestra de su división es que el FNRP ha pedido que mañana sólo se ondeen sus banderas de color rojo y negro durante la recepción a Zelaya, y no se exhiban enseñas del Partido Liberal o del izquierdista partido Unificación Democrática.

Sin aportar más datos sobre su futuro, Zelaya aclaró esta semana que regresa a Honduras para siempre, y no de manera temporal, como algunos medios habían publicado. “Regreso el sábado 28 a mi patria, a la que me vio nacer, no por una semana ni por 24 horas, como se ha mal dicho, sino por el resto de mi vida”, afirmó desde República Dominicana.

Lo cierto es que, dos años después de ser derrocado y dejar el país totalmente patas arriba en el plano político, Zelaya se encontrará una Honduras que continúa fuertemente dividida entre considerados ‘golpistas’ y ‘golpeados’.

El FNRP califica de triunfo político que el ex presidente retorne al país. El Gobierno, por su parte, también celebra este regreso porque, entre otras cuestiones, permitirá la reincorporación de Honduras a la Organización de Estados Americanos. Su inminente retorno al organismo se hará realidad, casi con total seguridad, en la asamblea general extraordinaria que la OEA celebrará el próximo miércoles.

Este organismo expulsó a Honduras por unanimidad en julio de 2009. El retorno de Zelaya al país era una de las principales reivindicaciones de varios países que se negaban a dar luz verde a su vuelta a la OEA, y que es uno de los grandes retos pendientes para el actual Gobierno en su intento por consolidar una aparente normalidad política tras la fractura originada por el golpe de Estado.

Este retorno será posible gracias a la mediación emprendida hace unas semanas por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el gobernante de Venezuela, Hugo Chávez, que concluyó en la firma del conocido como ‘Acuerdo de Cartagena’.

De hecho, el propio secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se encuentra ya en Tegucigalpa para asistir mañana al retorno de Zelaya. También está prevista la asistencia de los cancilleres de Venezuela y Colombia, e incluso la del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien le acompañará en su viaje mañana desde Managua hasta la capital hondureña.HRI

Anuncios

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s