Encuentran el testamento del prócer hondureño José Trinidad Reyes

TEGUCIGALPA>> El testamento del prócer hondureño José Trinidad Reyes fue encontrado entre cientos de documentos del Archivo Histórico Judicial, de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

La valiosa pieza histórica fue descubierta a 159 años del fallecimiento de Trinidad Reyes por el joven estudiante Robin Cruz, alumno de la carrera de Historia de la Unah, quien con otros compañeros realiza 60 horas de trabajo social en dicha entidad judicial.

El padre Reyes nació el 11 de junio de 1797 en la ciudad de San Miguel de Tegucigalpa, fue fundador de la Unah. Murió a las 10:00 am del 20 de septiembre de 1855, rodeado de sus discípulos y familiares, en el inmueble que hoy ocupa el Archivo Nacional.

El testamento es original y consta de 15 páginas, el presbítero lo firmó el 18 de septiembre de 1855 ante Ylario Sevilla, alcalde uno constitucional; es decir, que el testamento lo concluyó el padre Reyes dos días antes de su muerte natural, el 20 de septiembre de ese año.

Fue escrito en español antiguo, donde hace constar que entre sus herederos María de la Luz y Eustaquia, Luz Juana, Livarda, Benito Sevilla y Juana María, para que se repartan en partes iguales algunos bienes inmuebles.

>Los bienes

A la iglesia donó todos sus ornamentos religiosos y a la Unah, del cual fue su creador, le heredó 50 pesos de plata y sus libros, en su mayoría escritos en latín, español y francés.

Se detalla con precisión todos los bienes que heredó el prócer hondureño, desde una silla, libros, dinero, joyas, piezas religiosas y mulas.

Para el caso, se mencionan pulseras y sortijas de oro valoradas en 120 pesos, un tomo de La Biblia en latín y castellano valuado en cuatro reales, otro tomo de La Biblia sagrada en latín, pergaminos, ceremonial de obispos, sermones del Corazón de Jesús, derecho eclesiástico y libros de teología moral.

Asimismo, heredó mulas pardas, caballos, vacas paridas valoradas en cinco pesos cada una, novillos, sillas de petatillo, baúles, armarios, candeleros de madera, cucharas de plata, un piano, mesas, prendedor de oro, cáliz de plata, un diccionario de derecho canónico, 48 cuadernos de física, un misal de 30 pesos, una biblioteca de religión y diccionarios, entre otras obras de temas religiosos, filosóficos, aritmética, historia, poesías y arte dramático.

Asimismo, ocho pinturas, espejos, bancas, estuches, una hamaca de junco, candeleros, peroles, balandranes, sombreros, una pala, franelas y estuches de afeitar. Los albaceas valuadores y testigos realizaron inventarios y valoración de los bienes.

Se expone que Reyes también tenía deudas por 318 pesos, que ordenó se pagara de su herencia. “Con lo cual, siendo ya las dos y media de la tarde y no habiendo más deudas que reconocer, se concluyeron estos inventarios, de los cuales resulta ser el interés de la mortual la suma de mil seiscientos treinta y nueve”, cita el testamento.

En oro y plata labrada heredó 328 pesos, en bestias y reses 147 pesos, libros, 310 pesos, estampas, santos de escultura y pintura 120 pesos, muebles y ropa 500 pesos.

“Há de haber la Universidad del Estado… Cincuenta pesos, donación de que habla la claúsula 5ta. del testamento”, citó Reyes.

Asimismo, heredó lotes de terreno, la mayoría donde hoy se ubica el sector de Las Casitas, en la capital. Además, dinero en denominación de pesos y reales.

>Emotivo

El universitario Robin Cruz, de 21 años de edad, es originario de La Esperanza, Intibucá, y no se imaginó lo que encontraría.

“Primero lo vi como un simple documento, cuando empecé a ahondar en la lectura observé el nombre de José Trinidad Reyes, para mí fue un hallazgo emotivo”, dijo. De inmediato le comentó a sus compañeros universitarios, todos se emocionaron por el hallazgo. Lo encontró en una caja del Archivo que contiene documentos del período 1800 a 1859. Asimismo, el grupo de estudiantes encontró otro documento de mayor antigüedad del padre Reyes, referido a una solicitud de testigos para optar a herencia, que hizo 30 años antes de fallecer. Se trata de un valor histórico para el país.

El testamento del presbítero José Trinidad Reyes se presentó a medios de comunicación en la culminación del mes de la patria.

“Este es un documento de los más antiguos que hemos logrado recuperar. Es de los de mayor trascendencia, de gran relevancia para el patrimonio documental de la nación”, valoró Dilcia Mayela Valle, directora del Archivo Histórico Judicial.

>>>>>

Anuncios

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s