Prueban una nueva tecnología para purificar agua contaminada

BUENOS AIRES>> Una tecnología de bajo costo que vuelve potable el agua contaminada con microorganismos, comenzó a probarse a escala piloto en Chile.

Durante este año se iniciarán también pruebas en otros países de Latinoamérica y África.

En laboratorio, la tecnología Plasma Water Sanitation System (PWSS) –desarrollada por la empresa Advanced Innovation Center (AIC Chile)–ha logrado eliminar el 100 % de los virus y bacterias presentes en el agua.

Para ello, el flujo de agua contaminada se purifica en forma continua al entrar a alta presión a una cámara de reacción donde se transforma al estado de plasma.

En fracción de segundos éste se recombina y condensa para salir convertido en agua apta para el consumo.

“Los microorganismos se eliminan gracias a una combinación de efectos, que incluyen ondas de choque, campos magnéticos y eléctricos, electroporación, temperatura, radiación ultravioleta y ruptura de material genético”, explica Alfredo Zolezzi, creador de la tecnología y director de AIC.

Esta empresa, junto a la Fundación Avina y en convenio con el Ministerio de Desarrollo Social (que aportó US$276.000), lanzaron (29 diciembre) el proyecto “Agua potable para todos y todas”, destinado a probar la tecnología en cinco comunidades de la zona central de Chile abastecidas por agua contaminada.

En cada sitio se instalarán dos equipos de PWSS, capaces de purificar 1.920 litros diarios cada uno.
El lanzamiento del proyecto (encabezado por la presidenta Michelle Bachelet), se realizó en el Hogar de Niños Koinomadelfia, en Peñaflor, una localidad semi rural cercana a Santiago.

“Hasta el 29 de diciembre hervíamos 50 litros diarios de agua de pozo para el consumo de los 83 niños que viven aquí”, señala Mónica Hernández, directora ejecutiva de la Fundación Koinomadelfia. Además del riesgo para la salud, había un gasto importante en gas y agua embotellada.

Ahora cuentan con grifos de agua desde donde sacan directamente el líquido purificado para cocinar y beber. “Desde entonces ningún niño se ha enfermado y ha mejorado notablemente su calidad de vida y la de nuestros profesionales”.

Si estas experiencias dan buenos resultados, la tecnología podría extenderse a otras zonas del país, operada por las propias comunidades.

Además, “en 2015 el piloto se va a expandir a Bolivia, Haití, Tanzania, Nigeria y Ghana. Esperamos comparar aspectos técnicos bajo distintas condiciones ambientales, hacer las adaptaciones necesarias y monitorear el impacto social y sobre la salud de las personas”, dice Zolezzi.

Agrega que por tratarse de equipos que funcionan en forma autónoma y sin necesidad de infraestructura de apoyo, son una buena solución para poblaciones pobres o comunidades pequeñas donde no es factible instalar plantas de potabilización o acueductos.

Esto incluye campamento de refugiados, zonas en estado de catástrofe o asentamientos urbanos de emergencia.

>>>>>

neomundo.com.ar

>>>>>

Anuncios
de hridigitalplus Publicado en Salud