Celebrando el Día de la Mujer hondureña

TEGUCIGALPA>> El Día de la Mujer hondureña conmemora el derecho político que se les otorgó en la década de los 50 para ejercer el sufragio.

Fue el 25 de enero de 1955, durante la administración del entonces presidente Julio Lozano Díaz, se reconoce mediante decreto N° 29 el derecho político de las mujeres al voto.

Este hecho permitió a las mujeres pasar del campo doméstico al campo público y político, que poco a poco fue ampliando sus posibilidades de estudio, trabajo y superación.

La gesta histórica comenzó en la década de los años 20, cuando surge la primera organización de mujeres conocida como “Sociedad Cultura Femenina“, dirigida por Graciela García y otras reconocidas líderes que lucharon tesoneramente por reivindicar los derechos de las mujeres hondureñas.

Sus demandas fueron expresadas a través de las cuatro revistas femeninas que circulaban en Honduras en los años 40, La Voz de Atlántida, Atenea, Pan-América y Mujer Americana.

En los años 50 se organiza la Federación de Asociaciones Femeninas de Honduras, inspirada en el movimiento sufragista internacional.

La primera vez que la mujer participó en elecciones nacionales fue para el período de 1957 a 1963, cuando resultó electo Ramón Villeda Morales.

No obstante, con la limitante de que solo las mujeres que sabían leer podían votar, este derecho lo ejercieron muy pocas porque la mayoría eran analfabetas.

El 20 de abril del 2012 se aprobó la Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas, que establece que en las elecciones primarias y generales de 2013-2014 las mujeres tendrán el 40% de cuota de poder y el 50% en las elecciones 2016-2017.

Hoy en día. la mujer hondureña sobre pasa cada reto que se le propone y para ella no hay límites.

Las mujeres siguen exigiendo respeto y oportunidades.

Años atrás se pensaba que la mujer tenía que estar solo con los trabajos de la casa, ahora, el reto de ser mujer es salir a trabajar para poder sostener a los hijos económicamente, sin descuidar la casa, los hijos y la familia.

Otros retos de ser mujer son, la educación, ser madre soltera, ser independiente, decidir por sí misma, ser feliz, tener tiempo para ella, decir lo que siente y lo que piensa, enfrentarse a los mitos, el decidir ser empresaria o dueña de un negocio, comprar un automóvil si así lo desea, realizar el trabajo que le guste y sobre todo, decidir qué quiere de la vida, qué va hacer con su vida, y cómo quiere y desea que sea la calidad de vida.

No cabe duda que la fortaleza y el empoderamiento de la mujer hondureña son un ejemplo, porque es hija, madre, profesional, esposa, trabajadora, emprendedora y luchadora.

¡Felicidades, mujer hondureña!

>>>>>

Anuncios