Comienza la histórica misión para vivir un año en el espacio

MOSCÚ>> Un cohete ruso Soyuz con un astronauta estadounidense y dos cosmonautas rusos despegó el pasado 27 de marzo de Baikonur, en Kazajistán, rumbo a la Estación Espacial Internacional (ISS), anunció el control ruso de la misión.

El estadounidense Scott Kelly, de 51 años, y el ruso Mikhail Kornienko, de 54, van a permanecer en la plataforma orbital durante un año, para avanzar en el estudio de los daños que el entorno espacial provoca en la salud y preparar misiones de larga duración.

Las misiones en la Estación Espacial Internacional (ISS), suelen durar entre cuatro y seis meses.

Como estaba previsto, la nave rusa Soyuz despegó desde la base de Baikonur (Kazajistán), llegando con éxito la la Estación Espacial Internacional.

A bordo iba también el cosmonauta ruso Gennady Padalka, de 56 años, que regresará a la Tierra antes, en septiembre.

Esta nueva estancia de seis meses se sumará a los 710 días que Padalka ya ha acumulado en anteriores misiones, por lo que se convertirá en el hombre que más tiempo ha vivido en el espacio.

En la Estación Espacial Internacional, a unos 400 kilómetros de altitud, han sido recibidos por la actual tripulación, formada por Terry Virts (de la NASA), Samantha Cristoferetti (de la ESA) y Anton Shkaplerov (de Roscosmos, la agencia rusa).

Además de estudiar los efectos de la exposición a la radiación y la ausencia de gravedad en los cuerpos de Scott Kelly y el ruso Mikhail Kornienko, los resultados se compararán con los del gemelo de Scott, el también astronauta de la NASA Mark Kelly.

Jubilado en 2011, participará en esta misión sometiéndose en la Tierra a pruebas médicas para ayudar a establecer qué cambios en el organismo son debidos al entorno espacial.

El objetivo último de esta misión es ayudar a precisar a qué riesgos se enfrentarán los astronautas que en el futuro vayan a Marte durante el año y medio, que como mínimo, duraría ese viaje, para poder protegerlos.

Aunque no hay una fecha establecida, el presidente de EEUU, Barack Obama, se marcó como objetivo emprender una misión tripulada al Planeta Rojo hacia el año 2030.

Además de estudiar el impacto físico y mental, como suelen hacer con otros astronautas, los investigadores aprovecharán que los gemelos son genéticamente idénticos para utilizar las modernas técnicas de genómica y averiguar las alteraciones que se producen en los genes cuando una persona vive durante un periodo prolongado fuera de la Tierra.

Será la primera vez que se haga un estudio genético que compare la salud de dos gemelos viviendo en esos dos entornos.

No obstante, según señala la revista Nature, este tipo de estudios genéticos plantean cuestiones importantes sobre la privacidad. Aunque el genoma de los hermanos Kelly está siendo secuenciado en su totalidad para llevar a cabo este estudio, si éste revelara información sensible que los astronautas no quisieran que se hiciera pública, como podría ser la probabilidad de sufrir ciertas enfermedades, los resultados no serían publicados.

Los hermanos Kelly son muy conocidos en EEUU, y no sólo por ser astronautas y por tanto, héroes nacionales, Mark, el gemelo que queda en tierra, dejó la NASA en 2011, meses después de que su esposa, la ex congresista demócrata Gabriellle Giffords, estuviera a punto de fallecer durante un tiroteo en Tucson que conmocionó al país y en el que seis personas fueron asesinadas.

Desde entonces, el astronauta está empeñado en diversas iniciativas para intentar limitar el uso de armas en EEUU.

La misión de un año de un duración, un programa conjunto de la NASA y Roscosmos, vuelve a poner de manifiesto la colaboración que existe entre EEUU y Rusia en el sector espacial.

Finalmente, esta misión no se ha visto afectada por la crisis diplomática que hace un año enfrentó a ambos países debido a la crisis de Crimea.

>>>>>

Anuncios