AL logra mejoras en salud educación y participación política de pueblos indigenas

>El informe de la Cepal muestra avances importantes en el acceso a los servicios de salud que se han reflejado en mejoras en indicadores como la atención al parto y la mortalidad infantil.

[HRI]>> En la región existen cerca de 45 millones de personas indígenas que representan 8,3% de la población de la región.

En la última década se han constatado mejoras en su acceso a la salud y la educación, el reconocimiento de sus derechos territoriales y su participación política, aunque quedan brechas por cerrar, según revela un nuevo informe de la Cepal.

El documento Los pueblos indígenas en América Latina: avances en el último decenio y retos pendientes para la garantía de sus derechos, presentado en Nueva York, contribuyó a los debates que se desarrollan en la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas (los días 22 y 23 de septiembre), así como al proceso de implementación y seguimiento de la agenda de desarrollo post-2015.

El informe muestra avances importantes en el acceso a los servicios de salud que se han reflejado en mejoras en indicadores como la atención al parto y la mortalidad infantil entre los pueblos indígenas. Los fallecimientos de menores de cinco años se redujeron entre 2000 y 2010 en los nueve países con datos disponibles (Costa Rica, México, Brasil, Venezuela, Ecuador, Panamá, Guatemala, Perú y Bolivia).

Además, 17 países disponen de alguna institucionalidad estatal con el mandato específico de gestionar la salud intercultural.

En el ámbito educativo se observan aumentos en las tasas de asistencia escolar en todos los niveles. Los ocho países con datos disponibles de los censos realizados en 2010 y 2011 muestran por ejemplo porcentajes de asistencia de entre 82% y 99% para los niños de 6 a 11 años.

Persisten sin embargo brechas significativas en la culminación de la educación media y en el acceso a los niveles superiores respecto a los indicadores de la población no indígena.

Por otra parte, se constatan también avances en el reconocimiento de los derechos territoriales de los pueblos indígenas, entre los que se encuentra el derecho a la propiedad colectiva del territorio.

El estudio indica que ha habido logros en la mayoría de los países de la región en esta área, principalmente en la demarcación y titulación de tierras, pero quedan importantes desafíos respecto al control territorial, incluyendo los recursos naturales. En este ámbito se detectaron, entre 2010 y 2013, más de 200 conflictos en territorios indígenas ligados a actividades extractivas de hidrocarburos y minería.

Se advierte también un aumento de la participación política de los pueblos indígenas, un continuo fortalecimiento de sus organizaciones y el establecimiento de alianzas para la incidencia política, pero sigue habiendo una escasa representación de estos pueblos en órganos de los poderes del Estado.

Además, si bien se observan algunos progresos en el derecho al consentimiento libre, previo e informado y el respeto a las instituciones y sistemas de autogobierno de los pueblos indígenas, estos resultan aún insuficientes en relación a los estándares internacionales que reconocen el derecho fundamental a la libre determinación de estos pueblos.

Respecto a sus características demográficas, el informe señala que, de acuerdo con los datos censales, para el año 2010 la población indígena estimada en América Latina rondaba los 45 millones de personas, de los que 17 millones vivían en México y otros 7 millones, en Perú. En tanto, los países con mayor proporción de población indígena son Bolivia (62,2%), Guatemala (41%), Perú (24%) y México (15,1%).

En la actualidad es posible contabilizar 826 pueblos indígenas en América Latina. Esto supone un incremento respecto a la última cifra dada a conocer por la Cepal en 2006, cuando se identificaron 642 pueblos.

Esta alza se debe a la mejora de la información estadística en años recientes y a la incidencia de los propios pueblos en la lucha por su reconocimiento.

Brasil posee la mayor cantidad de pueblos indígenas (305), seguido por Colombia (102), Perú (85), México (78) y Bolivia (39). Muchos de ellos se encuentran el peligro de desaparición física o cultural, como se ha podido constatar en los casos de Brasil (70 pueblos en riesgo), Colombia (35) y Bolivia (13).

Además de ellos, se estima que existen otros 200 pueblos indígenas en aislamiento voluntario en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela.

El potencial de crecimiento de la población indígena es mayor que el de la no indígena, ya que su estructura etaria es más joven y sus tasas de fecundidad son más elevadas, si bien se observa una reducción en este indicador en los cinco países con datos disponibles (Brasil, Ecuador, México, Panamá y Venezuela).

El documento también revela que la migración interna reciente es menor entre los pueblos indígenas que entre la población no indígena y que en 4 de 10 países con información disponible (México, Perú, Uruguay y Venezuela), la mayoría de la población indígena vive en ciudades.

Por otro lado, los censos recientes de nueve países confirman la existencia de una profunda brecha digital. En Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela, el acceso a internet de los hogares no indígenas es entre cinco y seis veces mayor respecto a los hogares indígenas.

El informe de la CEPAL analiza en profundidad toda la información disponible en cada una de estas áreas, aboga por fortalecer los mecanismos de protección de los derechos de los pueblos indígenas implementados en el sistema de las Naciones Unidas y plantea recomendaciones a los países, a los que alienta a reconocer el aporte de estos pueblos para construir un nuevo paradigma del desarrollo, basado en un cambio estructural hacia la igualdad y la sostenibilidad.

>>>>>

Fuente: americaeconomia.com

>>>>>

Anuncios

Representante de la UNOPS presentó su carta de acreditación

TEGUCIGALPA>> El nuevo Representante Residente de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, UNOPS, Nazario Esposito presentó su carta de acreditación ante la canciller de la República, Mireya Agüero de Corrales.

En Honduras la UNOPS ha sido un factor vital para transparentar los procesos de compra y adquisiciones de insumos y medicamentos en el Instituto Hondureño de Seguridad Social IHSS, donde se pudo observar un ahorro del 300% después de la implementación de los procesos de UNOPS.

Durante la reunión ambos funcionarios manifestaron su interés en trabajar en nuevas iniciativas de reingeniería institucional estratégica funcional, así como la capacidad y disposición en colaborar con procesos de adquisiciones y compras estratégicas de alimentos y semillas industriales entre otros.

Expresaron también su disponibilidad, de favorecer una evaluación a nivel central del sistema de compras y contratación del Estado que permita elaborar una estrategia que sea la base mediante la cual se realicen en el país, con el fin de fortalecer las instituciones del Estado y a su recurso humano.

El Licenciado Esposito a lo largo de 24 años de experiencia en América Latina, en el ámbito de la cooperación internacional, ha desempeñado funciones de gestión a nivel de proyectos y programas.

Egresado de Licenciado en Ciencias de la Comunicación, cuenta con estudios en ciencias políticas y sociales y un máster en estudios históricos sobre economía y política de América Latina.

Con experiencia además en diferentes niveles de la cooperación internacional: ONGs, bilateral, multilateral, lo que le da un profundo conocimiento de los mecanismos de las principales instituciones que operan en el ámbito de la cooperación internacional.

La UNOPS es un organismo operacional de las Naciones Unidas que apoya a sus asociados en la ejecución de sus proyectos humanitarios, de desarrollo y de coordinación de la paz en todo el mundo; sus áreas principales son: gestión, infraestructura y adquisiciones sostenibles.

>>>>>

Nuevas fronteras para las energías limpias

[HRI]>> Climascopio, una iniciativa del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) y Bloomberg New Energy Finance para evaluar el clima de inversión en relación al cambio climático en América Latina (AL), y el Caribe, en su reporte de 2013 se centra en la inversión en energía baja en emisión de carbono.

Para ello, toma en cuenta cuatro parámetros principales que se interrelacionan a partir de 39 indicadores y que dan cuenta de cómo operan los mercados locales y qué políticas favorables existen, entre otra información crítica para los inversionistas en materia energética.

El informe da cuenta del acentuado aumento en la inversión en energía limpia que se está produciendo en los países de la región: México, República Dominicana, Uruguay, Perú y Chile presentaron crecimientos superiores al 300% entre 2011 y 2012, una realidad que, aunque en menor proporción, se presentó en 20 de los 26 países latinoamericanos.

Adicionalmente, en 2013 el número de políticas de energía limpia en la región pasó de 80 a 110, al tiempo que aumentó la diversidad de dichas políticas.

No obstante, Climascopio encuentra que aún hay espacio suficiente para desarrollos futuros y crecimiento en el sector; y espera que el entorno de políticas en la región siga mejorando, la inversión siga creciendo, y se instale más capacidad en energía limpia durante 2014.

Brasil, México y Chile siguen siendo los principales polos de atracción.

>>>>>