Mundo católico venera a sus nuevos santos

CIUDAD DEL VATICANO>> Fue un día histórico para la grey católica del mundo, que se reunió en torno a la santificación de dos Papas, unos en la Santa Sede, otros en los templos de sus países y muchos más a través de la televisión.

El Pontífice Francisco definió a los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II como “dos hombres valerosos” durante la ceremonia de canonización celebrada en la Plaza de San Pedro, con la presencia de Benedicto XVI, el Papa Emérito.

Los dos nuevos santos fueron, según Francisco, “sacerdotes, obispos y Papas del siglo XX. Conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron. En ellos, Dios fue más fuerte”.

El máximo jerarca de la Iglesia Católica calificó a “San Juan XXIII como el Papa de la docilidad del Espíritu Santo”, mientras que para él, “San Juan Pablo II fue el Papa de la familia”.

Uno y otro “restauraron y actualizaron la Iglesia según su fisonomía originaria”, afirmó en su homilía el Papa Francisco.

Tras la ceremonia, cientos de fieles recorrieron las tumbas de los hoy santos Juan XXIII y Juan Pablo II.

>Síntesis:

150 cardenales, mil obispos y alrededor de seis mil sacerdotes participaron en la misa

Más 800 mil fieles estuvieron presentes en la celebración religiosa en la Plaza de San Pedro

24 jefes de Estado acudieron a la fiesta histórica de los cuatro Papas: los vivos y los santificados

80 son los Papas elevados a santos de un total de 226 que ha tenido la Iglesia Católica.

>>>>>

Anuncios

Juan Pablo II y Juan XXIII son declarados santos

CIUDAD DEL VATICANO>> El Papa Francisco declaró santos a sus dos predecesores Juan Pablo II y Juan XXIII en una ceremonia de canonización sin precedentes, que tuvo otro ribete histórico con la presencia del pontífice retirado Benedicto XVI.

Francisco respiró hondamente e hizo una pausa momentánea antes de recitar la fórmula para declararlos santos, como si estuviera conmovido por la historia de la que estaba por formar parte.

Dijo que tras deliberar, consultar y rezar por la ayuda divina “declaramos benditos y definimos que Juan XXIII y Juan Pablo II sean santos y los incluimos entre los santos, decretando que sean venerados de esa manera por toda la iglesia”.

La multitud que se extendía desde la plaza de San Pedro hasta el río Tíber y más allá rompió en aplausos.

El papa Francisco dijo que los papas que hoy proclamó santos, Juan XXIII y Juan Pablo II, “restauraron y actualizaron la Iglesia según su fisionomía originaria”, durante su homilía en la misa de canonización de ambos pontífices.

Ante los cientos de miles de fieles que se congregaron hoy en la plaza de San Pedro y que abarrotaron los aledaños, el papa indicó que los dos nuevos santos “fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia (termino griego que significa libertad) del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia”.

De ellos, Francisco recordó, en una homilía pronunciada en italiano, que “conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron”.

“En ellos, Dios fue más fuerte”, exclamó.

Francisco comenzó comentando el episodio bíblico sobre Santo Tomás que toca las llagas de Jesús resucitado y luego subrayó cómo Karol Wojtyla y Angelo Roncalli “tuvieron el valor de mirar las heridas de Jesús, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado”.

San Juan XXIII y San Juan Pablo II, como los llamó ya el pontífice, “no se avergonzaron de la carne de Cristo, no se escandalizaron de él, de su cruz; no se avergonzaron de la carne del hermano, porque en cada persona que sufría veían a Jesús”, agregó.

Para el papa Jorge Bergoglio, “en estos dos hombres contemplativos de las llagas de Cristo y testigos de su misericordia había una esperanza viva, junto a un gozo inefable y radiante”.

Una esperanza y un gozo, “que los dos papas santos recibieron como un don del Señor resucitado, y que a su vez dieron abundantemente al Pueblo de Dios, recibiendo de él un reconocimiento eterno”.

Para el papa “esta esperanza y esta alegría se respiraba en la primera comunidad de los creyentes” en la que se vivía “el amor, la misericordia, con sencillez y fraternidad”.

“Y ésta es la imagen de la Iglesia que el Concilio Vaticano II tuvo ante sí. Juan XXIII y Juan Pablo II colaboraron con el Espíritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia según su fisionomía originaria, la fisionomía que le dieron los santos a lo largo de los siglos”, explicó.

Francisco dijo que al convocar el Concilio Vaticano II (1962), Juan XXIII demostró “una delicada docilidad al Espíritu Santo, se dejó conducir y fue para la Iglesia un pastor, un guía-guiado. Éste fue su gran servicio a la Iglesia; fue el Papa de la docilidad al Espíritu”.

Mientras que al pontífice polaco Francisco le definió como “el papa de la familia”.

“Él mismo, una vez, dijo que así le habría gustado ser recordado, como el papa de la familia. Me gusta subrayarlo ahora que estamos viviendo un camino sinodal sobre la familia y con las familias, un camino que él, desde el Cielo, ciertamente acompaña y sostiene”, agregó.

El pontífice argentino terminó su homilía pidiendo que “qué estos dos nuevos santos pastores del Pueblo de Dios intercedan por la Iglesia, para que, durante estos dos años de camino sinodal, sea dócil al Espíritu Santo en el servicio pastoral a la familia”.

“Qué ambos nos enseñen a no escandalizarnos de las llagas de Cristo, a adentrarnos en el misterio de la misericordia divina que siempre espera, siempre perdona, porque siempre ama”, concluyó Francisco.

Juan, quien reinó de 1958-1963, es un héroe de los católicos liberales ya que convocó al Concilio Vaticano II. En esas reuniones la iglesia adoptó medidas para modernizarse como la celebración de la misa en lenguas locales en lugar del latín y la promoción de un mayor diálogo con integrantes de otras creencias, especialmente con los judíos.

Durante su papado de un cuarto de siglo, de 1978-2005, Juan Pablo II apoyó en el derrocamiento en comunismo en Polonia a través del apoyo al movimiento Solidaridad.

Su condición de trotamundos y el lanzamiento de las muy populares Jornadas mundiales de la juventud estimularon a una nueva generación de católicos, mientras su defensa de la doctrina tradicional fortaleció a los conservadores luego de los turbulentos años sesentas.HRI/AGENCIAS NOTICIOSAS

>>>>>

¿Por qué Francisco I es el personaje del año 2013?

El Papa Francisco fue el personaje más popular en Facebook en 2013

[HRI]>> Desde su elección ha dado mucho de qué hablar. Luego de la renuncia del Papa en turno, Benedicto XVI, los seguidores de la iglesia Católica, los medios y gobiernos estaban a la espera del nuevo líder del Vaticano, sin embargo, pocos pensaban que Jorge Mario Bergoglio, aquél feligrés jesuita pudiera llegar al trono, lo logró y ha cambiado el rostro de una religión golpeada por escándalos y una disminución progresiva de feligreses. Hoy es el hombre del año 2013, nombrado así por la revista Time.

“Por sacar al papado del palacio y llevarlo a las calles, por comprometer a la iglesia más grande del mundo a confrontar sus más profundas necesidades y por hacer un balance entre juicio y misericordia“, el Papa Francisco es la Persona del Año 2013″, indicó Nancy Gibs, editora de la revista Time.

Y es que a partir de su elección, el 13 de marzo de 2013, como primer representante latinoamericano del catoicismo, el Papa Francisco ha comenzado a dar un vuelco en lo que parecía una iglesia en decadencia.

Hoy, es conocido por sus ideas revolucionarias, sus frases mediáticas, su apertura eclesiástica y por darle una nueva cara a la institución representante del catolicismo global.

>El nuevo liderazgo del Papa Francisco

Tras nueve meses en el poder, este personaje invade, una vez más, las primeras planas de los periódicos y portales en el mundo tras ser elegido como “La persona del año” por la revista Time, superando a personalidades como Edward Snowden, ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional, conocido por revelar documentos secretos sobre espionaje estadounidense, así como Edith Windsor, defensora de los derechos homosexuales, Ted Cruz, el senador estadounidense y el presidente sirio Bashar Assad.

Pero, ¿qué es lo que oculta detrás de su personalidad? ¿Cuál es el liderazgo de este personaje? Al respecto, Guillermo Macías Graue, profesor en Humanidades de la Universidad Anáhuac y experto en temas de religión, asegura que este liderazgo es nuevo y positivo.

“Los expertos lo hemos catalogado como un nuevo tipo de liderazgo, se ha convertido en un actuar ‘bueno’ que influye para bien. Es un liderazgo de acción positiva y de una cercanía pastoral impactante. Hablas con él y sabes que te está viendo a ti, no a un número, sino a alguien con nombre y apellido (…) esta es una gran clave de su liderazgo, la humildad”.

>Humildad, la clave de su personalidad

Desde que llegó al poder de la iglesia Católica, el Papa Francisco ha rechazado lo que hasta ahora nadie había podido rechazar, el lujo y los privilegios que le son otorgados como representante del Vaticano.

El Papa Francisco cambió los lujosos zapatos rojos de Prada y el Mercedes-Benz de Benedicto XVI, por unos sencillos zapatos negros y un Ford Focus.

Asimismo, él asegura no dormir en los aposentos habilitados para el Pontífice, pues asegura que son muy lujosos; optando por una casa de huéspedes del Vaticano, sencilla y cómoda.

“Desde el primer minuto después de haber sido elegido Papa empezó a dar mensajes que rompían con lo que habíamos conocido hasta el momento (…) No quiso los zapatos rojos de diseño, ni la cruz de brillantes ni el coche blindado”, comentó Manuel Campo Vidal, presidente de Next International Business School, durante un coloquio en Pamplona.

“Se ha convertido en un fuerte lazo de su personalidad, la sencillez con la que maneja su entrada, sus discursos dirigidos a la gente, su espontaneidad a la hora de hablar, ha creado un lazo tremendo con los seguidores de la iglesia”, comentó el especialista en temas religiosos.

>>>>>